viernes, 15 de octubre de 2010

Roto



El silencio lo envolvía todo. Un silencio pesado, húmedo y espeso.

De pronto un estruendo, un crujir seco, casi doloroso.

El sonido del quebranto de mi alma , por el impacto de una lágrima de ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada